En Sin categoría

Después de cumplir 60 años, la primera escuela de negocios de nuestro país y una de las primeras de Europa sigue exhibiendo una portentosa salud, manteniéndose a la vanguardia de la enseñanza superior bajo premisas como la innovación, la orientación hacia la economía real y el fomento del emprendimiento. Pese a los muchos cambios que ha experimentado la sociedad, la EOI forma ahora a estudiantes que son nativos digitales, quienes serán también los encargados de completar el proceso de transformación de las organizaciones.

60 años de Escuela de Organización Industrial. ¿En qué se sigue pareciendo la actual EOI a la de 1955?

Es cierto que han pasado 60 años desde que EOI abrió sus puertas en 1955 y que la sociedad ya no es ni mucho menos la misma. La revolución digital le ha dado la vuelta a absolutamente todo y ya nada volverá a ser igual… sobre todo en la forma. Sin embargo, en lo que a EOI respecta, su esencia y su filosofía siguen intactas: ofrecer siempre al alumno la mejor formación superior con contenidos y formatos que estén a la vanguardia del sistema educativo y respondan a las necesidades del mercado y el mundo laboral. En eso EOI no ha cambiado y espero que no cambie nunca, es nuestro ADN. 

¿Y qué ha cambiado en su filosofía y en su forma de enseñar?

En resumen, la filosofía siempre ha sido la misma: estar a la vanguardia para ofrecer a los alumnos una formación de calidad. Sin embargo, lo que más ha cambiado en estas décadas es el enfoque y la forma de diseñar estos programas formativos. En EOI hemos pasado del diseño de productos a un diálogo constante con el alumno donde nos olvidamos del producto y nos centramos en lo que es el cliente o el alumno.  Por lo tanto diseñamos programas, contenidos y experiencias de aprendizaje acorde con sus verdaderas necesidades. Es decir, el principal cambio no ha sido el cambio tecnológico, el principal cambio ha sido que hemos abandonado el producto en pro de escuchar al alumno, conocer sus necesidades y adaptarse a ellas. De alguna forma es aplicar a la formación superior el paradigma imperante de la experiencia de cliente como pilar en la gestión. Todo ello sin olvidarnos de los nuevos formatos educativos nacidos de la revolución digital. Hablamos, por ejemplo, de los MOOCs o de la nueva plataforma del alumno con la que desarrollamos nuestros programas y master online.

La EOI fue pionera en muchos aspectos, desde su nacimiento, cuando fue la primera escuela de negocios fundada en España. ¿Qué importancia tienen la innovación y la creatividad en una entidad que intenta mantenerse a la vanguardia durante seis décadas?

“Reinventarse o morir” no es una frase hecha vacía de contenido, es una necesidad constante para EOI. El mundo actual cambia a una velocidad nunca antes vista, y eso nos obliga a estar siempre innovando y pensando nuevos formatos y contenidos que le sean útiles a los alumnos, que al fin y al cabo, son nuestros clientes finales. EOI fue la primera escuela de negocios abierta en España y por eso se puede decir que, desde el principio, siempre ha estado a la vanguardia. Por ejemplo lo estuvo cuando hace 40 años, en 1976 apostó de forma pionera en España por la formación en sostenibilidad, economía verde, energías renovables, gestión medioambiental y gestión del agua. Y también fue innovadora cuando impulsó sus primeros programas formativos online en 1997, como lo fue más adelante al incorporar el mobile learning en 2009 cuando los tablets no habían llegado al mercado.

¿Cómo se ha adaptado la educación a la transformación digital?

En España se han dado muchos pasos en esta dirección y hemos avanzado mucho, pero aún queda camino por hacer. En EOI, por ejemplo, fuimos la avanzadilla una vez más al apostar por la formación online en 1997… pero a partir de ahí el cambio y la evolución han sido constantes. No sólo en los formatos, sino también en los contenidos, que ahora son mucho más dinámicos y participativos, con alumnos que no son simples receptores pasivos de un temario cerrado. Sobre todo se ve en la formación superior como la que impartimos en EOI. Son los contenidos y los master los que se tienen que adaptar a los alumnos y no al revés. En EOI lo hacemos con una plataforma que integra a alumnos y profesores, de tal forma que se eliminan las barreras físicas, al tiempo que los contenidos se amoldan a los nuevos soportes digitales para que el estudiante pueda seguir las clases a través de dispositivos móviles (smartphones y tablets) dónde y cuándo pueda. Todo ello sin olvidar del feedback constante que hay con los alumnos gracias a las nuevas tecnologías con, por ejemplo, las redes sociales, que también juegan un papel importante. 

¿Cuál es la principal asignatura pendiente de la enseñanza?

Como decía, aún queda mucho por avanzar. Quizás no tanto en los formatos, sino en la filosofía de los programas formativos, en la forma de diseñarlos y encararlos. Muchas veces se ofrecen cursos y master con formatos innovadores, pero pensados de forma unidireccional. Sin embargo en EOI creemos que todo tiene que hacerse en diálogo constante tanto con el alumno como con el mercado laboral, para responder a las necesidades de ambos. Al fin y al cabo, el “cliente” de una escuela de negocios es el alumno, y nuestra reputación está en lo lejos que éste pueda llegar en su vida profesional.

Partiendo de esta consideración, también tenemos otros retos pendientes a nivel formativo en España, a nivel de contenidos. Hay competencias que luego pueden definir nuestro éxito profesional y que deben abordarse de forma transversal desde el principio del sistema educativo. Hablo, por ejemplo, de competencias como incentivar el espíritu emprendedor e innovador que la sociedad actual está demandando.

La EOI fue, en 2009, la primera escuela española en integrar el mobile learning en sus programas formativos. ¿Cómo valora su funcionamiento?

La experiencia ha sido muy positiva, porque no es un cambio estético, sino un cambio de paradigma. El mobile learning no acaba con regalarle al alumno una tablet, sino que implica mucho más. Esa apuesta que hacemos en EOI conlleva, por ejemplo, que nuestros alumnos también van a tener la formación para construir e impulsar un perfil profesional digital a través de redes sociales y las diferentes herramientas que ofrece internet, y que luego puede ser decisivo en su desarrollo profesional. Eso, por no olvidar lo que he mencionado antes, de nuestra nueva plataforma online para el alumno y de que hemos adaptado los contenidos de nuestros programas (sobre todo los online) para que los alumnos puedan seguir las clases allá donde estén gracias a sus dispositivos móviles.

¿Qué otras tecnologías han incorporado a su modelo educativo en los últimos años?

A pesar de los casi 20 años que EOI lleva impartiendo formación online, la innovación tanto en contenidos como en formatos es una de sus señas de identidad. Por ello, uno de sus puntos fuertes y diferenciales es una metodología basada en el desarrollo de las competencias digitales de los alumnos. A través del aula virtual, éstos acceden a los contenidos del curso y se relacionan con compañeros y profesores del mismo modo en que lo harían en una clase presencial. De hecho, el alumno puede conectarse a esta plataforma virtual desde cualquier dispositivo móvil, a través de una APP.

De esta forma los alumnos avanzan en grupo de forma homogénea, con una comunicación permanente e individualizada con los profesores, que se comprometen a responder en un tiempo máximo de 24 horas. Además, el alumno cuenta con el apoyo permanente de un técnico de formación, que le ayuda a familiarizarse con las herramientas y recursos del entorno virtual de aprendizaje y con la dinámica de trabajo.

¿Por dónde pasará el futuro de la educación, tanto en metodología como en contenidos, en el futuro más cercano?

La clave para el futuro es una relación bidireccional, más cercana e igualitaria con el alumno, de mano de las nuevas tecnologías y las nuevas herramientas que ofrece la realidad digital. En el ámbito de la formación superior que es el de EOI, esto, implica contenidos más participativos y siempre orientados a la empleabilidad del alumno. En cuanto a los formatos, hay que olvidarse de las clases magistrales en las que el profesor expone una lección y el alumno sólo tiene que escuchar y coger apuntes.

¿Es posible la transformación digital de las organizaciones sin la transformación de los actuales estudiantes?

Los estudiantes actuales son completamente digitales, lo llevan en su ADN, por lo que el esfuerzo muchas veces lo tienen que hacer más las escuelas de negocios y los profesores que los alumnos. No obstante también hay alumnos, sobre todo en la formación executive, que sí tienen que cambiar el chip, aunque cada vez son menos. En cualquier caso, no creo que sea posible la transformación digital de escuelas como EOI sin una transformación de sus alumnos. Serán estos alumnos quienes transformen las organizaciones de una forma natural.

El mundo laboral está marcado hoy en día por vivir en un ecosistema digital. ¿Cuentan los millennials, como nativos digitales, con una ventaja respecto a otras generaciones?

Obviamente. Ellos no tienen que aprenderlo, sino que de alguna forma lo tienen integrado en su ADN, es su escenario natural y crecen en ese entorno digital. No obstante, siempre tendrán el hándicap de la falta de experiencia de las otras generaciones pero, como quien dice, ése es un mal que se cura con los años.

Después de una dilatada trayectoria, lleva cuatro años al frente de la EOI, desde donde habrá sido testigo de notables cambios en la economía y en la sociedad. ¿Asusta la velocidad a la que se producen los cambios hoy en día?

Quizás en su momento, cuando comenzó la revolución tecnológica, sí que podría asustar, pero ahora mismo vivimos en el cambio constante. Lo que hoy vale, mañana será obsoleto. Por eso siempre hay que estar atentos a las nuevas tendencias (ahora lo sabemos) para no quedarse atrás. Porque esa velocidad a la que se suceden los cambios también puede dejar fuera de juego en muy poco tiempo… Y ahora mismo, una vez se pierde el tren, es muy difícil reengancharse.

¿Sigue siendo posible innovar en el mundo de los negocios?

No es que siga siendo posible, es que innovar en el mundo de los negocios, y en el caso de EOI de la formación superior, es esencial. Es lo que muchas veces marca la diferencia entre el éxito y la supervivencia de una empresa y su cierre. Siempre hay espacio para innovar porque la innovación no tiene límites. De hecho, ya se baraja la hipótesis de que muchos de los niños actuales trabajarán en su edad adulta en empleos que hoy ni conocemos ni imaginamos.

¿En qué cambiará la economía en un futuro a medio plazo?

La velocidad a la que cambian la sociedad y las empresas hace muy difícil predecir cuáles serán los cambios que experimentará la economía en el medio plazo. De hecho, quién iba a imaginar hace unos años, cuando eran casi ciencia ficción, que disciplinas como el Big Data estarían ahora a la orden del día… Pero si hay que apostar por algo, desde luego que el emprendimiento, la economía digital, las nuevas tecnologías y la experiencia de cliente van a marcar la pauta en el medio plazo.

¿Tiene ahora más relevancia en nuestra economía el espíritu emprendedor que fomentan desde la EOI?

Sin duda. El modelo ha cambiado y ese cambio ha venido para quedarse. En EOI llevamos más de 20 años hablando de emprendimiento y fomentando ese espíritu emprendedor en la sociedad. Creemos que cada vez es más necesario que, sobre todo los jóvenes, vean el emprendimiento como una alternativa solvente al empleo por cuenta ajena. Una alternativa solvente y atractiva, porque muchas veces es la mejor manera de que desarrollen todo su potencial profesional e innovador. Porque tenemos a la generación mejor formada de nuestra historia y no sólo tienen los conocimientos, sino también las ideas… Hay que apoyarles en ello.

Con la transformación digital, ¿han asumido las pymes el papel que les corresponde por su importancia dentro del tejido empresarial?

En España por supuesto. Las pymes suponen más del 90% del tejido empresarial de nuestro país y gracias al impulso que se está dando a los emprendedores desde instituciones y escuelas como EOI, la idea de montar una empresa (una pyme) es cada vez más atractiva. Sobre todo, teniendo en cuenta otro factor fundamental que marca la evolución de la economía: la globalización. En este sentido, en los últimos años EOI ha formado en innovación y transformación digital a cerca de 10.000 pymes gracias a los fondos europeos FEDER. Ahora, gracias a las nuevas tecnologías e internet, cualquier pyme puede tener al mundo por cliente a golpe de clic.

¿Cómo ha cambiado la gestión de recursos humanos en este nuevo ecosistema?

Una buena gestión del talento es uno de los elementos clave para crear equipos de alto rendimiento. Las empresas cada vez tienen más claro esto y dedican sus esfuerzos a identificar y motivar las capacidades de sus empleados, de modo que su compromiso con el negocio sea uno de los motores principales de la actividad y una garantía de éxito. De ahí que la figura del coach como un entrenador fundamental para la gestión de las personas sea hoy imprescindible.

¿Qué lugar ocupa España en el escenario empresarial del mundo actual?

España ha demostrado que tiene capital humano y tecnológico para mejorar su capacidad productiva gracias a la innovación aplicada a la calidad de sus productos y servicios. La crisis económica mundial ha demostrado cómo estos valores acaban marcando la diferencia para mantenerse en un mercado altamente competitivo.

Recent Posts

Start typing and press Enter to search